VOLVER      
   

             Todavía moja la cama...
           ¿Que podemos hacer?
 

           Tranquilizar al  niño .
El niño que moja la cama, normalmente, siente culpabilidad y vergüenza. Es importante hacerle comprender que él no tiene la culpa porque no puede evitarlo y que su situación es muy común, que hay muchísimos otros a los que les ocurre lo mismo y que el "problema" se puede solucionar (incluso de forma divertida) contando con su interés y  colaboración.

          Ejercicios de refuerzo vesical.
          Es muy recomendable que el niño durante el día procure retardar el orinar todo el tiempo que pueda con el fin de aumentar la capacidad funcional de la vejiga y conformar el músculo detrusor responsable de la micción. También, será bueno ejercitar y reforzar el esfínter en el momento de orinar interrumpiendo y recomenzando la micción las veces que pueda.

         Consultar con el especialista.
 
Cuando la incontinencia sucede muy a menudo (prácticamente todas las noches) lo primero que se debe hacer es acudir a la consulta de un médico especialista para que realice una detenida exploración con el fin de excluir que la causa pueda deberse a alguna infección o lesión orgánica y, en su caso, seguir el tratamiento farmacológico que aconseje. Afortunadamente, las lesiones orgánicas tienen una incidencia mínima en los casos de enuresis.

          Las alarmas de pipí.
Cuando la incontinencia es ocasional (hay noches que no ocurre) el procedimiento debe ser: inocuo, seguro y con las mayores probabilidades de solucionar el problema. Estas características solo las proporcionan los "tratamientos de condicionamiento conductual" conocidos como "alarmas de pipí" o "pipí stop".
Al cabo de unas noches, el sonido de la alarma consigue que la persona, automáticamente, contraiga el esfínter en el comienzo de la micción y se despierte para terminar de orinar en el servicio. También contribuye a que el sueño sea más ligero y pendiente de las señales de presión de la vejiga, por esto, gran parte de los "niños" a los pocos días de utilizar la alarma y con las primeras señales de la vejiga, ya se despiertan al automáticamente para ir al servicio.
Además, las alarmas de pipí son totalmente compatibles con los tratamientos farmacológicos a los que refuerzan y acortan su prescripción, mejorando los resultados. 

          El tratamiento con la alarma de pipí y el compromiso del  niño .
Para conseguir superar la enuresis el niño tiene que desear realizar el "tratamiento" sin ejercer ninguna presión sobre él. Deberá comprometerse a que el tratamiento no se abandonará hasta conseguir los resultados. Negociará con sus padres como se puntúa  y  se consiguen los premios con el juego y llevará el control de los resultados. Se colocará la alarma para ir a dormir; Ayudará a recoger la ropa mojada, a rehacer la cama, etc.

          El tratamiento con la alarma de pipí y el compromiso de los padres.
En ningún momento castigarán, humillarán, avergonzarán o harán que el niño pueda sentirse culpable. Deberán demostrar a diario el interés en el desarrollo del tratamiento y en los resultados obtenidos. Se mostrarán contentos y alabarán cualquier pequeño progreso. Cumplirán sin demora con las gratificaciones acordadas cuando el niño las consiga.     

 


VOLVER